Spalleti logra su primera triunfo en el debut goleador de El Shaarawy

Stephan El Shaarawy RomaTras un empate y una derrota, el Roma de Spalletti consiguió su primer triunfo: los giallorossi superaron 3-1 al Frosinone (penúltimo equipo de la tabla), gracias a los tantos de Nainggolan, a un espectacular taconazo del recién llegado El Shaarawy y a Pjanic, que sentenció el enfrentamiento en el minuto 82′ aprovechando un gran pase de Totti. El triunfo no llegó con una actuación memorable – los visitantes cerraron la primera parte, merecidamente, logrando el 1-1 – aunque después de haber cosechado apenas tres puntos en cuatro jornadas (empatando en casa con el destrozado colista Verona), los capitalinos tampoco están para mirar los detalles. Hacían falta puntos, y llegaron.

Spalletti, sin Torosidis, Digne y Florenzi, decidió volver al 4-3-3 de Garcia, utilizando los nuevos Zukanovic y El Shaarawy desde el minuto 1 y De Rossi – bastante incómodo – como defensa central. Los giallorossi empezaron jugando bien, aunque dieron la impresión de seguir sufriendo una evidente falta de solidez atrás. Y los acontecimientos lo confirmaron: en el 18′ abrieron la lata con Nainggolan, que batió al portero rival, Leali, tras haber caído al suelo (con Salah en posible fuera de juego). Los ciociari, no obstante, reaccionaron enseguida, y en el minuto 24 pusieron las tablas: un pase vertical de Chibsah – y la complicidad de la desordenada línea defensiva local – puso a Ciofani solo en plena área, y el punta firmó el 1-1 con un chut que se coló entre las piernas de Szczesny.

El resultado enfureció a los tifosi del Olímpico, que en el descanso acompañaron con sus pitos los jugadores al vestuario, una vez más. La reanudación, sin embargo, empezó con la señal que se esperaba, llegada justo desde los nuevos fichajes. El Shaarawy aprovechó un centro de Zukanovic con un maravilloso taconazo al primer toque que se coló en la portería ciociara en el 48′. El Faraone se estrenó así, con una proeza que dará la vuelta al mundo y que hace olvidar enseguida su negativo periplo en el Mónaco.

El Frosinone, a pesar del 2-1, no se despeinó: los de Stellone continuaron ocupando bien el campo y con Frara, Pavlovic y Blanchard buscaron sin éxito la portería local. Hasta que, en el 84′, Pjanic recibió una precisa asistencia del Capitano Totti (que sustituyó a un decepcionante Dzeko en el 60′) y batió con un chut cruzado a Leali, sentenciando el enfrentamiento. La victoria deja intactas las dudas sobre la solidez del equipo, pero puede ser un nuevo comienzo, sublimado por la gesta de El Shaarawy, que también buscaba venganza tras meses de decepciones. El martes, ante el sorprendente Sassuolo, llegará una de las últimas tres pruebas para prepararse al examen más difícil: el Real Madrid.

Share

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Share
Share