Nápoles e Inter firman un atractivo 0-0 que ‘beneficia’ a la Juventus

Handanovic detiene un disparo a bocajarro de Mertens.
Handanovic detiene un disparo a bocajarro de Mertens. AFP

Tanto Nápoles -llegaba con ocho victorias en ocho partidos- como Inter -sumaba 22 puntos de 24- superaron con creces la prueba de liderato y liderazgo a la que se enfrentaban. Los de Sarri seguirán en cabeza otra jornada, pero ambos -cada uno con sus armas- demostraron contar con la ambición necesaria como para poner fin a la racha de seis ‘Scudetti’ consecutivos de la Juventus.

El Nápoles recuperó a tiempo a Insigne y, fiel a su estilo, salió a tumba abierta: presionaba arriba y triangulaba rápido, sobre todo por izquierda, buscando crear superioridad a través del tridente Ghoulam-Hamsik-Insigne. Handanovic, con un doble paradón, evitó el 1-0 en el 20′: primero sacó una mano abajo a Callejón y luego evitó que Mertens marcara el rebote con una intervención a bocajarro.

El Inter de Spalletti, por su parte, aguantó el chaparrón. Resistió bien pero sin recurrir al ‘catenaccio’. Vecino y Gagliardini se multiplicaban para robar y D’Ambrosio, Miranda y Srkiniar se mostraron sensacionales al corte. Tampoco recurrió al patadón. Al contrario. Apostaba por salir con el balón desde atrás.

Reina evitó el 0-1 de Valero

En ataque, Candreva facilitaba la salida por derecha. Icardi, que venía de hacerle un ‘hat-trick’ al Milan, sólo tocó un balón en el área rival en el primer tiempo. Lo remató a puerta, eso sí, cómo no. La mejor ocasión ‘nerazzurra’ hasta el descanso fue para Borja Valero. Su tiro, a quemarropa, lo desvío a córner un Pepe Reina que sigue callando bocas con su gran estado de forma.

El partido perdió revoluciones tras el paso por vestuarios. Lógico. El ritmo era insostenible. El Napoli apostó por practicar un fútbol más de control y el Inter aceptó la tregua. Pudo adelantarse, sin embargo, nada más iniciarse la segunda mitad: Albiol, en el 47′, sacó bajo palos una vaselina de Vecino.

Tres tiros lejanos fueron lo más peligroso de la reanudación. Insigne y Joao Mario rozaron el poste en el 75′ y en el 77′. Zielinski se topó con un descomunal Handanovic en el 84′. El partido pudo cambiar en el 90′. El meta esloveno del Inter también estuvo providencial en el 90′ para evitar un tiro de Miranda, que en su intento de arrebatar el balón a Mertens, remató contra su propia portería.

El punto no es malo, pero a quien seguramente más agradó a la Juve, tercera a cuatro puntos del Inter y seis del Nápoles. Esta temporada, la ‘Vecchia Signora’, que tiene un partido pendiente, tiene rivales de tronío.

MARCA

Share

2 comentarios

  1. partido trabado, los porteros fueron fundamentales,sobre todas las cosas handanovic q en mas de una ocasion tuvo q lucirse.excelente duelo

    • leoricardo on 23 octubre, 2017 at 9:10 am
    • Responder

    ME VOY A TATUAR A HAND-ANOVIC, JEJJE, ES UN ANIMAL.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Share
Share