Dic 07 2017

La UEFA rechaza el acuerdo voluntario

La comisión del fair play UEFA rechaza el acuerdo voluntario solicitado por el Milan. La reunión está programada para mañana en Nyon, pero diversas fuentes, consultadas por La Gazzetta, están de acuerdo: la UEFA dirá no. Esto tiene dos efectos.

Sobre el plano de imagen la negación del máximo organismo europeo es un duro golpe, porque evidentemente la UEFA no ha dado crédito al plan de desarrollo y saneamiento rossonero, más la fiabilidad y consistencia patrimonial de la propiedad china.

Sobre el plano práctico, el no obtener el acuerdo voluntario presupone que el Milan estará dispuesto a recibir sanciones, en vista de una eventual participación a las copas europeas: la cuantificación de las mismas será decidida en primavera. Era la primera vez que un club quería adherirse al acuerdo voluntario, una reciente novedad de la UEFA sobre el fair play financiero, reservada a los clubes con nuevos accionistas mayoritarios. En sustancia, un club fuera de los vínculos del fair play (con un déficit máximo consentido de 30 millones en los últimos tres años), se le pide a la UEFA una apertura de crédito y, por tanto, una moratoria de sanciones/limitaciones presentando un plan de negocios de cinco años con el empeño de entrar en los parámetros y la ilustración en detalle sobre los ingresos y costes para reequilibrar la gestión económica.

Para el Milan, que en el último triénio ha perdido 255 millones (en bruto a los gastos ‘virtuosos’ troceados por la UEFA) se trataba de una montaña muy dura de escalar. El a.d. Fassone y su staff realizaron un documento de 150 páginas discutiéndolo en el mes de noviembre en Nyon delante de la comisión presidida por el ex-Ministro belga Yves Leterme. En realidad, el Milan ya lo intentó en junio, tras la venta del club a Yonghong Li, pero los ingresos comerciales esperados del mercado chino (más de 200 millones en 2021) eran fuera de todo mercado, con la UEFA que invitó al club a revisarlo, para representarlo en otoño.

Los comisarios expresaron su apreciación por el trabajo de análisis (los ingresos de China iban a ser de 30-40 millones para 2018) pidiendo un informe suplementario de informaciones. ¿Los problemas? Aparte de la siempre incerteza de Mr. Li más la refinanciación de la deuda con Elliott, siempre en discusión. El Milan esperaba poder obtener un sí condicionado al pacto, pero la UEFA prefiere el cierre de la refinanciación (todavía en negociación), ya que es una operación que va unida tanto al club como al propietario (Elliott prestó 123 millones al club y 180 a Li, a reembolsar en octubre de 2018).

De manera egoísta, la UEFA solo tiene por ganar con el Milan en competiciones europeas: la marca rossonera, a pesar de su poca brillantez en estos años, sigue siendo una de las más reconocidas a nivel internacional, asociado desde siempre a la Copa de Campeones / Champions League. Pero una cosa son las oportunidades políticas, otra las reglas. El acuerdo voluntario, precisamente porque concede una congelación de las sanciones, debe responder a parámetros muy rígidos: no basta con hacer previsiones sobre los rumores del balance, hay que dar prueba de que son factibles.

Y, viendo que se trata de una conexión a un club en rojo, la cobertura de las pérdidas va asegurada con una visibilidad en la consistencia patrimonial de los accionistas, porque va en la continuidad empresarial del propio equipo. El nuevo plan de negocios del Milan prevee escenarios prudentes y diferentes hipótesis de ingresos, pero evidentemente las informaciones realizadas no han bastado, porque pesa de manera negativa el contexto de inseguridad que concierne a toda la operación rossonera firmada por Yonghong Li, especialmente tras la noticia publicada por el New York Times.

El peso del balance en la temporada 2017/18 debido a la suntuosa campaña de fichajes es un valor añadido para estas valoraciones en Nyon. ¿Y qué sucede ahora? Nada de moratoria, el Milan será sancionado por la UEFA. Pero sobre la entidad de la pena es pronto para decantarse. La fotografía actual induce a sospechar que el club rossonero podría tener dificultades para entrar en los requisitos solicitados por el “acuerdo obligatorio”, ese pacto por el que ya han pasado otros como Inter y Roma. Pero la UEFA examinará el caso más adelante.

En teoría, quien no respeta los vínculos del fair play UEFA, arriesga una serie de consecuencias que van desde multas hasta la exclusión de Europa. El acuerdo obligatorio prevee sanciones en base a términos, por ejemplo, de limitación de plantilla e impone objetivos de balance específicos. Siempre en terreno de sanción, alternativo al acuerdo voluntario donde el Milan esperaba dar continuidad al proyecto de Mr Li.

El rechazo de la UEFA hace todavía más complicado y tortuoso el camino tomado la pasada primavera por la nueva propiedad, ya con dificultades en la compra a plazos y con muchos retrasos, solo salvado gracias al gran préstamo del fondo especulativo Elliott.

SE SIGUE NEGOCIANDO EL SUSTITUTO DE ELLIOTT

El acuerdo voluntario no es el único reto que le espera al Milan y la UEFA no es el inminente rival del club. Hay al menos un par de campos donde tendrá que aparecer el club. El primero es la confrontación con Elliott donde en octubre de 2018 espera recuperar los 303 millones (más intereses) que el pasado mes de abril otorgó a Mr. Li para la compra del Milan. El partido es largo si bien no tanto, el objetivo del club en este caso es extenderlo hasta la prórroga: evitar fechas decisivas y alargar la posibilidad de refinanciación hasta 2023.

Es por eso que el club ha firmado un acuerdo con BGB Weston, consejero londinense: ha tomado el empeño (a asegurar en las ocho siguientes semanas) de encontrar un banco u otro fondo que sea más paciente que Elliott, que esté dispuesto a realizar la cobertura del préstamo durante cinco años, donde en ese tiempo podrían encontrar un socio de nivel para compartir las acciones. Las tasas de interés serían similares: con los americanos el monte era de 50-60 millones, que deben ser entregados.

La cifra total solicitada por el Milan al nuevo instituto comprendería también una suma para la gestión del club. El partido está abierto en muchos frentes: en caso de falta de dinero, Elliott sería el nuevo propietario del Milan, para gestionarlo directamente o revenderlo. Hipótesis que quedarían olvidadas en cuanto el club firme un nuevo contrato de refinanciación: BGB ya tiene un cliente listo para la operación: se habla de Highbridge Capital Management, banco de negocios norteamericano, donde en estas semanas se está completando la operación, con el análisis de cuentas.

Otro objetivo es poner de manera segura las cuentas y los siguientes meses serán cruciales. Es lo que apareció en la última asamblea de socios el pasado 13 de noviembre, donde fue aprobado el pequeño balance hasta el 30 de junio con una pérdida consolidada de 32,6 millones para pasar del año solar al deportivo. Si no se consigue llegar a Champions (algo cada vez más imposible), no quedará más remedio que realizar un sacrificio de uno-dos grandes jugadores (Donnarumma, Bonucci, André Silva etc) que puedan garantizar una plusvalía.

Recientemente llegó la penúltima trancha de Li Yonghong, para un total de 49 millones de los 60 previstos para el aumento de capital (más otros 60 que el CDA puede solicitar), con el pago final esperado para junio. Fassone comentó en la asamblea como habrá una paridad de balance en 2020, año donde el Milan podría llegar a la Bolsa oriental, con ingresos que llegarían al año siguiente. El actual ejercicio cerrará con un consistente déficit. Otro frente abierto: el proyecto comercial chino, hasta ahora retrasado por la burocracia local.

LA POSIBLE LLEGADA DE SOCIOS ÁRABES PARA RETENER A DONNARUMMA

La Repubblica en días anteriores anticipó la noticia de una posible negociación con socios árabes para darle oxígeno a Mr. Li: ahora el rumor va hacia el inmobiliario saudí Fawaz Abdulaziz, ya empeñado en el área Falck de Sesto San Giovanni. Si cabe ahora más necesario que nunca tras recibir el mazazo de la UEFA de no dar por bueno el acuerdo voluntario. La UEFA realizará una nueva verificación en febrero de 2018 y las posibles sanciones a recibir en abril, con la probable marcha de Gigio Donnarumma al Real Madrid en verano. Solo la llegada de nuevos socios podría modificar el escenario.

DECLARACIONES DE MARCO FASSONE

El acuerdo voluntario: “Es una sorpresa para nosotros leer esta mañana ciertas noticias, desde los diarios parece que ya existe una decisión de la UEFA que en cambio se reunirán mañana. Tengo la máxima estimación y respeto por el Presidente de la comisión. De lo que he leído, de los diarios llegan estas informaciones. La UEFA nos hizo peticiones que son imposibles de cumplir, no solo para nosotros sino para cualquier club. Nosotros realizamos una documentación realmente completa. El Milan demostró una gran disponibilidad y aceptará cualquier decisión. En la peor de las hipótesis, iremos a discutir el acuerdo obligatorio, pero no hay ningún funeral anticipado”.

Las sensaciones: “No hay optimismo, de eso ya lo hablamos. Existe total confianza que la decisión sea tomada de buena fe y que no se haya tomado todavía. Yo sigo adelante desde hace varios meses la cuestión del acuerdo voluntario. Si no llega una respuesta positiva, habrá que saber cuales clubes pueden efectivamente aprovecharse”.

La refinanciación: “Tenemos la fecha a octubre de 2018. Pienso conseguirlo para Primavera y estamos trabajando en ese sentido”.

El momento del Milan: “Somos conocedore que estamos atravesando un periodo de renovación que es complejo. Existe la voluntad de todos de afrontar este año de transición con el máximo esfuerzo posible, con la esperanza que los tiempos no se alarguen demasiado”.

Gattuso: “Rino está buscando no solo una mentalidad, sino una actitud de los partidos a su manera. Hace falta tiempo, harán falta 4-5 partidos para ver algún resultado sobre el plano táctico que físico. Existe confianza de ver pronto cosas positivas”.

El mercado veraniego: “Uno o dos errores los hemos cometido. Intentamos corregirlos, pero estoy convencido que hemos hecho una gran campaña de fichajes. Quien no está rindiendo como debería pronto volverá a hacerlo a su nivel”.

Share

1 comentario

  1. parece q despues de todo marca no estaba tan equivocado

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Share
Share