Mar 19 2018

Lucas Leiva, la piedra angular de Inzaghi

El brasileño ha pasado del ostracismo en Liverpool a ser una pieza clave en el dibujo táctico de la Lazio de Simone Inzaghi.

Resulta increíble lo rápido que cambia la vida. Aún más en el mundo del fútbol. Un día estás en lo más alto y al día siguiente nadie se acuerda de ti y viceversa, puedes llegar a pasar de puntillas por un club y convertirte en un peso pesado en un sitio distinto. Al fin y al cabo, el fútbol se basa en momentos. Y un futbolista vive de momentos.

También los equipos dependen de esos momentos que les hacen estar arriba o abajo, sobre todo los más humildes. Esto lo ha vivido la Lazio en la presente temporada. Históricamente, ha vivido a la sombra de la Roma, su máximo rival. Aunque en los últimos años el transcurso de los hechos ha cambiado y ha vuelto a pelear por estar en los puestos altos del Calcio y luchar por entrar en Europa.

La Lazio ha pasado de ser un equipo farragoso a practicar un buen fútbol gracias a Inzaghi.

Todo esto ha estado comandado por Simone Inzaghi, otro que también ha estado siempre en un segundo plano, eclipsado por su hermano, Filippo Inzaghi. Y haciendo esta reflexión, se puede llegar a la conclusión de que la Lazio es un equipo de ‘segundas oportunidades’ y su buen momento en el balompié italiano será recordado como el equipo de Immobile, Luis Alberto, Milinkovic-Savic, De Vrij o Parolo, muchos de ellos han encontrado su redención en la Lazio de Inzaghi. Aunque más allá de los mencionados, hay un hombre que pasa desapercibido pero que sin él, el equipo se desplomaría. ”Haz que se note tu ausencia y no tu presencia”. Pues bien, la personificación de esta cita juega en la Lazio, con el ‘6’ a la espalda y de origen brasileño: Lucas Leiva. 

Sin pena ni gloria por Liverpool

Que Lucas Leiva no vivía un buen momento en el Liverpool no es ningún secreto a voces. Aparecía constantemente en las páginas más sensacionalistas de los medios deportivos británicos y era un habitual en los rumores de traspasos. Nadie quería a Lucas Leiva en la ciudad de Liverpool.

Llegó siendo muy joven al viejo continente, con apenas 21 años y habiendo ganado el Campeonato de Serie A en 2006 con Gremio y la distinción al mejor mediocampista de la competición. También consiguió ser medallista olímpico y levantar el Campeonato Sudamericano sub-20 con Brasil. Todo esto hizo que Lucas Leiva se perfilase como una de las perlas del fútbol brasileño y en el verano de 2007 estampó su firma con el Liverpool, que venía de ser subcampeón de Europa.

Con Rafa Benítez en el banquillo y Lucas Leiva en la plantilla, el Liverpool se enfrentó a años de sequía en cuanto a títulos se refiere. Y como a casi todos los futbolistas venidos de ligas sudamericanas, le costó adaptarse al físico juego de la Premier League. Más aún cuando tuvo que pelear un puesto en el once compitiendo con Mascherano, Xabi Alonso y Gerrard. Solo cuando el donostiarra se marchó, Lucas Leiva tuvo mayor influencia en el Liverpool.

De las diez temporadas que disputó con los Reds, solo tuvo una gran carga de partidos en tres de ellas (09/10, 10/11 y 12/13). Para mayor resignación por parte de los aficionados, el único título, la Carling Cup que levantó Lucas Leiva fue en 2012, curso de menor participación del brasileño por arrastrar continuos problemas físicos. Todos los argumentos estaban servidos para que Lucas Leiva abandonase el barco del Liverpool después de no brillar y estar continuamente en la palestra.

La Lazio, una bonita casualidad

Pero la actual situación de Lucas Leiva es bien diferente. Ha vuelto a disfrutar del fútbol y sentirse importante, esta vez en Italia. Las especulaciones sobre su salida saltaron las alarmas de diversos equipos. Muchos eran los que pretendían recuperar la mejor versión del brasileño, pero su edad (30), hacía pensar que sus mejores años se habían malgastados en Liverpool. Por eso no llegaron muchas ofertas de gran nivel.

Los recién ascendidos en Inglaterra y equipos sin aspiraciones tantearon a Luca Leiva para que continuase en la Premier League. Pero fue la Lazio quien se llevó al brasileño casi por casualidad. El exigente y atractivo proyecto del Milan se cruzó en el camino de Lucas Biglia, capitán y baluarte de la Lazio, para cambiar la capital italiana por el norte de Italia. Así fue como hacía prioritario buscar un relevo al mediocampista argentino.

Igli Tare, director deportivo blancoceleste, se lanzó al mercado para buscar un futbolista que cumpliese las expectativas de Simone Inzaghi. Aquí fue donde encontró otro sudamericano, también llamado Lucas y cuyo cumpleaños era el mismo mes que el de su ex capitán. Justo cuando Lucas Leiva parecía decidido a cambiar de equipo pero no de país, apareció la propuesta de la Lazio, que con el visto de bueno de Inzaghi le hicieron una interesante proposición al de Dourados: Europa, minutos para resarcirse y la Supercopa de Italia como primera fecha marcada en rojo.

¿Por qué es tan importante para Inzaghi?

Pese a la gran oportunidad que se le presentaba a Lucas Leiva no todo iba a ser regalado y se ganó el puesto en el campo. Simone Inzaghi ha encontrado al futbolista que mejor sabe jugar en la posición que demanda el dibujo táctico del italiano, por delante de la defensa y por detrás de los interiores.  Y es que algo tiene Lucas Leiva que todos sus entrenadores lo han tenido como recurso.

Porque el brasileño es uno de los futbolistas que mejor lee el juego de todo el Calcio, una inteligencia que se traslada en cada palmo de jugada. Siempre está bien posicionado y es complicado coger al brasileño por sorpresa. Su gran habilidad para liberar a los interiores más creativos y carrileros de labores defensivas hace que Lucas Leiva sea indispensable para Simone Inzaghi. Es capaz de liberar a cinco o seis futbolistas por delante de él sin que el equipo se desarme.

Lucas Leiva dispone de un sentido táctico a la altura de muy pocos.

A diferencia de su antecesor, Lucas Biglia, el carioca es más director que organizador del juego. Todas las jugadas comienzan con él y apoya constantemente a sus compañeros. Además, se implica con vehemencia en labores defensivas, algo que se le exigía a Lucas Biglia. El argentino siempre era un gran futbolista cuando lideraba el ataque pero carecía de dinamismo defensivo, algo que hace a Lucas Leiva un futbolista más completo. 

Sin él, el equipo cae por su propio peso. Lucas Leiva es ese equilibrista que sujeta todo el circo. Y en este caso, el maestro de funciones, Simone Inzaghi ha encontrado en el brasileño el jugador que le faltaba para casar toda su filosofía. No es el más mediático ni el más reconocido en una insurgente Lazio. Siempre será más conocido un bonito gol de Immobile, una jugada personal de Milinkovic – Savic o las asistencias de fantasía de Luis Alberto. Pero todo esto se sustenta en Lucas Leiva. Es el futbolista más importante del plantel laziale, sin él, el resto de futbolistas no resaltarían tanto No siempre fue fácil hacer el trabajo menos vistoso.

Share

1 comentario

  1. LO CIERTO ES Q EL BRASILEIRO HA ECHO OLVIDAR A LUCAS BIGLIA EN EL SENO LAZIAL

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Share
Share