‘La Gazzetta dello Sport’ pide a Buffon que rectifique

Las duras palabras de Buffon después del Real Madrid-Juventus han abierto en Italia un profundo debate sobre la figura del meta de la Vecchia Signora e institución de la selección con la que conquistó el mundo en Berlín en 2006.

Desde La Gazzetta dello Sport, y a través de una de sus firmas con más peso, la del escritor y responsable de la redacción de fútbol Luigi Garlando, se pide a Buffon que reflexión y rectifique. Esta es la columna:

Hay paradas que nacen imperfectas, pero que pueden convertirse en providenciales con una segunda intervención. Las llamamos ‘paradas en dos tiempos’. Por eso, Gigi, es necesario una segunda parte para aquellas palabras que se te escaparon después del Real-Juve como un balón resbaladizo. Recupéralas, estrangúlalas, bórralas, pide perdón, algo que sólo está al alcance de los valientes. El penalti era discutible, ok. Comprendemos totalmente la amargura atroz de una empresa que se esfuma de esa manera, en el último suspiro. Teníamos ya en mente un epílogo en los penaltis y te imaginábamos gigantesco bajo los palos del Bernabéu, como Zoff en el 82. Te merecías cerrar una carrera legendaria estrechando las grandes orejas del trofeo. En 2006 levantaste la copa del mundo, tú eres el Muro de Berlín. Quien te ha admirado durante 20 años ha puesto toda la comprensión humana para justificar tu desahogo. Pero hay un punto en el que debemos detenernos: las palabras tras el partido no las tenía dentro.

Nos ha hizo mal saber que las peores fueron las últimas, después de la ducha, cuando deberías haber tenido todo el tiempo para enfriar los instintos y recobrar el sentido de la responsabilidad que se le pide a un deportista, más aún al capitán de la selección. Nunca será un árbitro “un asesino” o “un animal”. La sensibilidad que reprochabas a Oliver debería sugerirte evitar hablar de “crímenes contra la humanidad”, aunque fuera sólo la “deportiva”, en los días de Siria y los niños tiroteados. Tú siempre has demostrado una gran sensibilidad. Quizá por ello te atacó la depresión. Espléndidas las lágrimas vertidas sobre el campo tras el Italia-Suecia. Aquella noche confesaste: “Lo siento por los niños que este verano no verán a Italia en el Mundial”. Por eso Gigi. Piensa en los niños que orientan sus comportamientos sobre lo que ven a los campeones.

Eres desde hace mucho uno de los más queridos y seguidos. Imagina que este fin de semana algún joven jugador sugiera al árbitro que se vaya a la grada a comer patatas fritas. Se sentirán legitimados a hacerlo: “Lo ha dicho también Buffon...”. Gigi, arrepiéntete de tus palabras, estrangúlalas, bórralas. Zidane nunca fue capaz de eliminar el cabezazo de Materazzi. Tú puedes demostrar ser superior a él, como en 2006. Recuerda a los chicos que el fútbol es respeto de las reglas, de las personas, del error, como la derrota forma parte del juego y da valor a la victoria. Se puede equivocar un árbitro y puede hacerlo un equipo que deja a un rival completamente solo en el área en el minuto 93. Lánzate Gigi. Nosotros estamos ya en pie preparados para tu bella parada en dos tiempos.

Share

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Share
Share