¿Vive Italia la peor época de su historia?

Ausente en el último Mundial y con un inicio de Liga de las Naciones desolador

“Desilusión”, “Italia decepcionada” y muchos otros titulares llenaron las portadas de los medios italianos tras el enésimo fracaso de su selección, esta vez en la estrenada Liga de las Naciones. Su derrota ante una Portugal sin Cristiano Ronaldo, pero más aún la pobre imagen ofrecida, hizo aflorar el pesimismo en un país que parece haberse acostumbrado a las derrotas.

Difícil recordar una época similar. Italia se quedó fuera del Mundial de Rusia en lo que fue la tercera ausencia de su historia en la gran cita de selecciones. Únicamente en Uruguay en 1930 y en Suecia en 1958 tuvo que quedarse en casa mientras las grandes selecciones se disputaban el título más importante del mundo del fútbol.

Esa crisis de la ‘azzurra’ es una consecuencia de la evidente crisis a nivel de clubes en el fútbol italiano. Mucho se ha debatido sobre esto en los últimos tiempos. Únicamente la Juve, con dos finales de Champions League en las últimas ediciones parece salvar el honor de un país que estaba acostumbrado a convivir con el éxito.

Resultado de Italia en 2018

  1. Argentina 2-0 Italia
  2. Inglaterra 1-1 Italia
  3. Italia 2-1 Arabia Saudí
  4. Francia 3-1 Italia
  5. Italia 1-1 Holanda
  6. Italia 1-1 Polonia
  7. Portugal 1-0 Italia

Ocho son ya las ediciones de Champions League que acumula Italia sin ‘colocar’ un campeón. El Inter de Mourinho, en la 09-10 fue el último en lograrlo. Si nos trasladamos a la Europa League, los números son peores: 19 ediciones sin levantar el título. Exactamente desde la 98-99 en la que el Parma alcanzó la gloria con un equipo legendario formado por los Buffon, Cannavaro, Thuram, Veron, Crespo, Asprilla y compañía.

Lippi, Prandelli, Conte, Ventura… y ahora Mancini. Grandes nombres han pasado por el banquillo de la ‘azzurra’ en la última década sin grandes resultados. El subcampeonato en la Eurocopa de 2012 es un oasis en el desierto por el que transita uno de los países con mayor tradición futbolística en los últimos tiempos.

Sin presencia en las grandes ligas

Sintomático resulta también que únicamente un futbolista, Jorginho (Chelsea), del once que presentó Mancini juegue en un equipo de primer nivel europeo. Campeonatos como el alemán, el inglés y el español gozan de una inmejorable salud sin que apenas algún futbolista italiano enriquezca su liga. Verratti es la excepción que confirma la regla como pieza clave en un PSG al alza.

Sin campeones a nivel de clubes, lejos de la élite en los grandes torneos y sin futbolistas de renombre que luchen por premios individuales o que abanderen proyectos en otras ligas, Italia no consigue resurgir de una crisis que, visto lo visto, no va camino de resolverse a corto plazo.

Share

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Share
Share