128 millones de pérdidas: balance 2017/18

El Milan cerró el ejercicio 2017/18 con una pérdida neta a nivel consolidado de 126 millones de euros, +53 millones con respecto a los 73 millones en rojo del anterior ejercicio. Tal empeoramiento del resultado neto, deriva principalmente de mayores amortizaciones y desvaloraciones de los derechos de las prestaciones de jugadores por 49,3 millones, mayor coste del personal fichado por 13,2 millones y mayores intereses financieros por 16,4 millones.

Desde el punto de vista de los ingresos, el Milan cerró el ejercicio 2017/18 con una facturación consolidada de 255,8 millones de euros, donde 42,1 millones relativos a la gestión del paquete de jugadores (plusvalías e ingresos de cesiones).

Los ingresos de televisión fueron de 109,3 millones, +10,9 millones con respecto a 2016/17, por haber alcanzado los octavos de final de la Europa League. Los ingresos de los partidos fueron de 35,3 millones (21,9 en la temporada 2016/17) gracias a las entradas vendidas de la Europa League (+5,8 millones), mayores abonos (+5,1 millones) y la Copa de Italia (+3,2 millones). Tales incrementos son parcialmente compensados por menores ingresos de amistosos (-1 millón).

Los ingresos comerciales suman un total de 62,5 millones y se reducen en 7,4 millones con respecto a la anterior temporada. Esta disminución está unida a la decisión del anterior patrocinador técnico (Adidas) de rescindir de manera anticipada el contrato al 30 de junio de 2017, para luego firmar un contrato de tan solo un año hasta el 30 de junio de 2018 con un valor económico más bajo.

Los ingresos de gestión de los derechos de los futbolistas registraron un aumento pasando de 6,1 millones en 2016/17 a 42,1 millones en 2017/18. El aumento está unido a mayores plusvalías (+31,7 millones) y mayores ingresos de cesiones temporales de jugadores (+1,8 millones).

En el balance de 2017/18, que fotografía la gestión del a.d. Marco Fassone y de la precedente propiedad china, los costes operativos aumentaron de 80,5 millones con respecto a 2016/17, hasta colocarse en 354,4 millones. El coste del personal aumentó de 15,3 millones a 150,4 millones, las amortizaciones y desvaloraciones, principalmente de los derechos de prestaciones de los jugadores, aumentaron de 49,5 millones a 110,5 millones.

Esto debido a la campaña de fichajes en verano de 2017, la llegada de nuevos dirigentes y desvaloraciones unidas a rescisiones consensuadas con algunos jugadores en la plantilla. En la parte “otros gastos” se incluye la parte de riesgos diversos por 17,5 millones relativos a la reestructuración de personal, de personal técnico “despedido” pero todavía a cargo del club, indemnizaciones de salida a jugadores cedidos durante la campaña de fichajes de julio y agosto 2018, más la cobertura del riesgo de sanciones económicas por parte de la UEFA por la violación del Fair Play Financiero.

En virtud de la pérdida consolidada de 126 millones, el patrimonio neto consolidado del grupo Milan al 30 de junio de 2018 era de -36 millones de euros. La posición financiera neta era en cambio de -128,4 millones. Contando con los meses de agosto y septiembre 2018, donde fueron efectuados ingresos al grupo AC Milan SpA por parte del accionista mayoritario en un total de 170,5 millones y que AC Milan SpA procedió a la extinción de los dos préstamos obligatorios para el equilibrio patrimonial y financiero que fue reestablecido.

LOS COSTES DEL MERCADO DE FASSONE Y MIRABELLI

¿Cuanto costó el mercado de Fassone y Mirabelli al Milan? Gracias a las publicaciones del balance de 2017/18 del club rossonero, es posible darle una respuesta con los números en la mano. Los once nuevos jugadores que llegaron al Milan en verano de 2017, tras el pase de propiedad del club de Fininvest al hombre de negocios chino Yonghong Li, fueron pagados un total de 240,87 millones de euros.

El fichaje más caro sin duda fue el de Leonardo Bonucci, pagado en 42 millones a la Juventus más otros 2 millones a su agente Alessandro Lucci, para un total de 44 millones de euros. El segundo fichaje más caro fue el joven delantero portugués André Silva, hoy cedido al Sevilla con opción de compra donde ya lleva siete goles en ocho partidos de liga, mientras que con el Milan solo hizo 2 goles en liga en 24 partidos (diez en total entre Copa de Italia y la Europa League).

Su traspaso se completó el 30 de junio de 2018 con un coste histórico de 34,66 millones. Cerca de dos millones más con respecto al fichaje de Franck Kessié, donde pagaron al Atalanta una cifra de 32 millones de euros. En cuarto lugar está Nikola Kalinic, otro jugador que fue cedido el pasado verano. El croata fue pagado en 27 millones a la Fiorentina. Otros 24,2 fueron pagados por el lesionado Andrea Conti al Atalanta

Calhanoglu fue pagado en 21,3 millones, por delante de Lucas Biglia (19,2 millones), Mateo Musacchio (17,71 millones), Ricardo Rodriguez (14,18 millones), Fabio Borini (5,5 millones) y Antonio Donnarumma (987.000 euros).

En el mercado de salidas, en la temporada 2017/18 el Milan ingresó 46,8 millones por la venta de 8 jugadores, realizando plusvalías inscritas en el balance a 30 de junio de 2018 por 35,55 millones de euros, debido a la venta de Niang al Torino (13,16 millones), Mattia De Sciglio a la Juventus (12 millones) y Gianluca Lapadula al Genoa (5,37 millones). El Milan además ingresó 7,281 millones por la venta de otros cuatro jugadores, creando pérdidas en cerca de 1,29 millones.

Share

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Share
Share