El debate: ¿Ha acertado Italia eligiendo a Mancini como seleccionador?

Italia no estará en el Mundial de Rusia de 2018. Ahora busca reconstruirse con un nuevo capitán del barco, Roberto Mancini. Pero, ¿es Mancini una uena elección para comandar el resurgir de la tetracampeona del mundo?

A rey muerto rey puesto. Se fue Gianpero Ventura y llegó Roberto Mancini para poder enderezar el rumbo de la selección italiana. Tarea complicada tras un fracaso descomunal, no estar en el Mundial de Rusia de 2018. La pregunta es, ¿acierta Italia con Mancini en el banquillo?.

Mancini es una buena elección para la ‘azzurra’

Corren tiempos de cambio en la Nazionale. Ante el apocalíptico fracaso (así lo denominaron en Italia) de no clasificarse para el Mundial de Rusia de 2018, la Federación, la cual también está en medio de una transformación, tomó la justa medida de cambiar de dirección. Con la marcha de Giampiero Ventura, quien nunca llegó a dar con la tecla y la derrota en la eliminatoria de repesca con Suecia era una crónica anunciada, aterrizó Roberto Mancini. Un auténtico clásico de los banquillos y, quizás, la persona ideal para enderezar el rumbo.

Bien es cierto que es un nombre que puede o gustar mucho o gustar bien poco. Lo que está claro es que las altas esferas llegaron a la conclusión de que necesitaban a alguien con experiencia para llevar a cabo la tan necesaria regeneración. Y la mejor elección entre la amplia terna de candidatos que se abrió era el de Jesi. Lleva desde el 2000 ganando títulos. Primero con la Fiorentina, para después ir haciéndolo con la Lazio, el Inter, donde labró gran parte de su palmarés (tres Scudetti, dos Coppas y dos Supercoppas), Manchester City y Galatasaray.

Es evidente que su último paso por el Zenit no genera gran optimismo, más viendo el despilfarro de millones que hubo para ni conseguir meterse en Champions League. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el mundo de las selecciones nacionales es completamente distinto al de clubes. Y, de momento, Mancini ha dejado claro desde el primer día sus ideales. En la primera lista que dio incluyó numerosas novedades, con el patrón principal del testigo generacional. Chiesa, Politano, Cristante, Pellegrini, Romagnoli… Savia nueva para los Insigne, Jorginho, Bonucci… Buques insignia de la azzurra. Un soplo de aire fresco para poner la primera piedra con miras a la Eurocopa de 2020.

Pero una de las llamadas que más llamó la atención fue la de Mario Balotelli. Un futbolista que volvía a vestir la zamarra nacional cuatro años después. Y lo hacía, paradójicamente, con Mancini. Una pareja entre la que saltan chispas. Precisamente fue el seleccionador con quien creció el jugador de Palermo. Coincidieron en su etapa del Inter, para después volver a juntarse en el lado skyblue de Manchester. Pese a todos los encontronazos que han protagonizado, su relación se basa más en el amor que en el odio. Muestra de ello fue el amistoso ante Arabia Saudí en el que Balotelli fue el autor del 1-0 con un golazo. Un duelo que, por cierto, se llevaron los italianos por un dos a uno final, siendo Belotti el encargado de hacer la segunda diana.

“Un clásico para enderezar el rumbo azzurro“Así, dos delanteros fueron los autores de los tantos. Uno de los grandes problemas que ha venido acusando Italia en los últimos tiempos. Immobile, Eder, Pellé, Zaza, el propio Belotti… Todos ellos no lograban dar la talla. Quién sabe si con Balotelli (tercer goleador en activo de la Nazionale por detrás de De Rossi y Gilardino), de la mano de Mancini, se pondrá fin al debate del ‘9’.

En el plano táctico, el 4-3-3 ha sido siempre santo de devoción de ‘Mancio’. Un esquema que, bien es cierto, puede ser el que mejor se ajuste a las necesidades de la azzurra, dejando atrás la línea de tres, carrileros largos y dos delanteros de Ventura, con el que se le veía las costuras en más de una ocasión. De ese modo, la figura de Jorginho –por fin- ganará presencia en la medular, pasando de un juego ramplón y arcaico a uno más efectivo, con mecanismos más sencillos pero a la par que mortíferos. También se verán favorecidos los extremos, especialmente Insigne. La ‘vespa’ napolitana fue uno de los más afectados por la toma de decisiones del ex seleccionador, llegando a quedarse incluso en el banquillo en varias ocasiones.

Una nueva era se inicia en la bota de Europa. Italia, con todo el tiempo del mundo para maniobrar y volver a situarse en la cúspide continental y mundial, verá la Copa del Mundo desde casa. Pero, como se suele decir, a veces viene bien dar un paso atrás para tomar impulso y dar dos hacia adelante. Ahora bien, está en manos de Roberto Mancini de que la maquinaria vuelva a funcionar.

Mancini no es una buena elección para la ‘azzurra’

Para muchos entendidos en la matería, la llegada de Roberto Mancini al seno de la selección nacional de Italia puede parecer una decisión algo precipitada.

Si bien el técnico cuyo lugar de nacimiento es Jesi, es un entrenador que durante una época convertía al equipo que dirigía prácticamente en campeón de su liga local, con el paso de los años, ha ido perdiendo ese carácter ganador que por aquellas fechas imprimía sobre el equipo al cual tenía como fin dirigir.

Todo comenzó tras el último título ligero conseguido por un equipo bajo sus órdenes que fue aquella buena temporada del Manchester City cosechado en el último segundo del último partido que el conjunto sky blue disputó en el Etihad Stadium frente al Queens Park Rangers con aquella remontada histórica comenzada en el minuto 92 de juego con el gol de Dzeko que suponía el 2-2 en el marcador y culminada por Sergio Agüero en el minuto 95 que ponía el partido en 3-2 y otorgaba el título a un Manchester City que se volvía coronar campeón de la liga inglesa después de varios años de sequía liguera.

Tras aquella temporada gloriosa para el conjunto de Manchester, le siguió otra en la que el Manchester City a pesar de terminar como segundo clasificado de la Premier League inglesa no hizo una buena temporada debido a que la diferencia de puntos con respecto al Manchester United, rival ciudadano y que posteriormente levantaría el título liguero relegando al Manchester City en el Olimpo de la Premier League

La mala temporada citizen no tiene como único punto el territorio liguero y es que en la UEFA Champions League, competición a la que llegaban con la vitola de campeón de Inglaterra y en la que tras una fase de grupos encuadrado eso si en un grupo arduo complicado con el Real Madrid (campeón de España), Borussia Dortmund (campeón de Alemania) y Ajax de Ámsterdam (campeón de Países Bajos) no pudieron conseguir el pase a la siguiente fase y tan siquiera a la Europa League ya que terminaron la etapa de grupos en último lugar. Tras la pésima temporada 2012/2013, Roberto Mancini fue despedido del Manchester City.

“Mancini ha perdido su gen ganador”La nueva oportunidad de trabajo le vino desde Turquía ya que el Galatasaray se interesó por el técnico italiano. El trabajo no sería nada fácil ya que el equipo turco venía de ser la revelación de la anterior UEFA Champions League hasta el punto de quedarse a poco de eliminar a todo un Real Madrid. La temporada con el conjunto turco no fue para nada positiva ya que solo pudo sumar a su nómina de títulos la Copa Turca lo que desembocó en un nuevo despido.

En el verano de 2014 fichó por un Inter de Milán que buscaba resurgir de sus cenizas como el ‘Ave Fénix’, aunque cual castillo de naipes, lo que parecía un proyecto encaminado a buen fin terminó en dos temporadas en las que el Inter de Milán finalizó en los puestos 8 y 4 respectivamente, resultados alejados a las pretensiones de la directiva neroazurri lo que desembocó en una nueva rescisión de contrato.

Tras un año de inactividad, otro club algo exótico contactó con el técnico de Jesi. Ese club fue el Zenit de San Petersburgo, equipo de una liga de inferior nivel, pero con un potencial económico alto con el que el club esperaba llegar a campeonar la Premier League rusa. Lo que parecía un paseo militar del Zenit terminó en una tercera plaza con la que el conjunto azul celeste tuvo que disputar la UEFA Europa League y lo que desembocó, como no, en un nuevo despido.

Con esta historia se puede resaltar la pérdida del gen ganador de Roberto Mancini que durante sus travesías en Lazio, Inter (la primera vez que llevó al club neroazzurri) y Manchester City tuvo.

 

Share

1 comentario

  1. quizas no fue la mejor opcion, pero era una de las mejores. Mancini tiene experiencia y el equipo no se vio mal en los partidos amistoso, convocò lo q mas esta dando nuestra liga q son extremos y jugò con un 4-3-6 muy intersante en cada una de sus presentacones. Si es acertada o no, solo lo dirà el tiempo, por el momento vamos a darle tiempo y no presionar, ni al Dt ni a los jugadores

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Share
Share