El retorno, Pogba regresa a la que fue su casa pero ahora de Red Devil

Paul Pogba regresa a Turín para medirse a su ex equipo

Paul Pogba es un tipo que dice más con sus peinados que con sus palabras. Este miércoles, esa característica no será distinta. Paul saltará al verde del Allianz Stadium con un corazón dividido sobre su cabellera. Toda una analogía de lo que será para el galo el partido entre Juventus y Manchester United. Dos amores futbolísticos y un corazón partío.

¿Volver a Turín?, es mi hogar, es el lugar dónde anoté mis primeros goles como profesional“, confesó un Pogba que vuelve a la casa que le acogió cuando tan solo era un adolescente en busca de minutos en la élite del fútbol.

Fue en la capital de Piamonte donde el joven Paul se dio a conocer en el mundo del balón. Desde que aterrizó libre como una joven perla red devil fugada, se fue labrando poco a poco un nombre en Italia. Vestido de bianconeri Paul tuvo que demostrar todas sus condiciones… y no tardó mucho. Su estilo arrogante dentro del campo conectó con los tifosi turineses. Esa exuberancia física de la que hacía gala cada fin de semana encandiló a la Vecchia Signora. Ya en su primera temporada jugó 37 partidos y marcó cinco goles.

En sus cuatro años en la Juve ganó cuatro Scudetti, tres Supercopas y dos Coppa Italia, además de erigirse como Golden Boy -mejor jugador joven- en 2013. Un camino lleno de éxitos que forjó el carácter de un medio tan completo y talentoso como incomprendido y polémico. “No me arrepiento de haberme ido. Fue mi decisión y volví para ayudar al United a regresar a la cima“, dijo Paul en la previa.

PogBoom se hizo un hombre en Via Filadelfia. En el barrio situado a 300 metros del estadio juventino, entre kebabs y bolos -sus dos pasiones- Paul hizo de su fútbol el faro de una Juve que lo ganó todo en Italia.

Pero el United, el club que lo captó de su Le Havre natal y lo formó como futbolista, siempre estuvo en su otra mitad del corazón. Así, los 105 millones que llegaron desde Old Trafford fueron irrechazables para la Juve y para Paul, quien deseaba regresar a casa tras su fructífero Erasmus italiano como una superestrella.Ahora, tras 178 duelos como bianconeri y 109 con el United, hace el camino a la inversa. Pogback regresa y no por Navidad, sino para acabar con una Juve invicta (no han perdido aún este curso). El hijo pródigo vuelve a su otra casa disfrazado de diablo… rojo.

Share

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Share
Share